El arte de empezar…

No puedo porque…
Es que no tengo tiempo por…
Con mis dolores de…
Estoy muy cansado…

Seguramente habrás dicho o escuchado en alguna ocasión estas y otras frases parecidas,  debes saber que no son más que simples escusas para no enfrentarse a la realidad… suena duro pero es así.

Debes ser sincero contigo mismo, si deseas con toda tu alma encontrar un motivo que te impida hacer algo seguro que lo encuentras y te aferrarás a él para quedarte con la conciencia tranquila y no sentirte culpable de… por ejemplo, no hacer deporte. Esto es verdad y lo sabes.

Tras 9 años de experiencia como Entrenador Personal me he encontrado con multitud de casos que veían imposible sacar tiempo para realizar actividad física de algún tipo. Tras analizarlas, hay, bajo mi humilde punto de vista, 3 causas muy destacadas:

La Zona Confort

Romper dicha burbuja en la que vives no es nada fácil, y nadie dijo que lo fuera. Tienes tu vida organizada y casi automatizada al segundo, lo que hace que introducir la práctica de ejercicio físico en ella se convierta en una auténtica odisea. Incluso en ocasiones introducir esta práctica de ejercicio te va a obligar a dejar de hacer algo que antes hacías o a ampliar tu horario para hacer deporte antes o después de tu actividad diaria habitual. Esto requiero de un poco fuerza de voluntad por tu parte… pero tranquilo, se puede salir de este bucle y lo vamos a lograr.

El Estrés

Gran enemigo para lograr pérdida de peso (fisiológicamente demostrado), hacer deporte, disfrutar de las pequeñas cosas, etc. El estrés con el que nos enfrentamos en nuestro día a día es un limitante para lograr nuestras metas, incluso diría que un feroz devorador de nuestra fuerza voluntad. Las personas con alto índice de estrés suelen  tener una alimentación desequilibrada (comida rápida, alimentos azucarados, bollería, etc), algo que si no se corrige a tiempo te provocará entrar en un ciclo vicioso del que es difícil salir, ya que tu fuerza voluntad se verá mermada. Por suerte el realizar actividad física ayuda a disminuir este estrés y a obtener hábitos de vida saludables.

La Fuerza Voluntad

Es de vital importancia lograr una motivación que te ayude a que tú fuerza tu voluntad crezca y puedas hacer cosas.

Cuando la fuerza de voluntad es baja suelo recomendar ponerse una pequeña meta alcanzable semanal, mensual y la meta final (Tú decides el tiempo que crees que puedes tardar en lograrla, sé realista). Otra estrategia es hacer deporte con otras personas ya que en esos días que uno está agotado o desanimado la otra persona tirará de ti y viceversa.

¿Cuál es el secreto para lograr tu meta?

Yo diría que “empezar a crearla”:

  1. Márcate un objetivo realista.

  2. No vayas con prisas por lograrlo:

    A veces es mejor un poco cada día que un todo en un solo día. Quédate cada día con la sensación de que podías haber hecho más…está demostrado que la creación de un hábito suele rondar los 30-60 días, habrá que ponerse a crearlo, ¿no crees?. Lo ideal es empezar por varios días a la semana y poco a poco aumentar el número de días, realizar la actividad durante más tiempo el mismo número de días o aumentar la intensidad del entrenamiento. Por otro lado, sufrir de vez en cuando no es malo, te ayudará a superarte.

  1. Haz pequeños cambios poco a poco en tu vida diaria:

    La primera semana empieza a hacer deporte, la segunda empieza a eliminar de tu alimentación determinados productos insanos, etc).

  2. Cómprate ropa deportiva adecuada:

    Comprar suele crear un estado de felicidad y da ganas a estrenarla.

  3. Pon un horario:

    Para ti, para cuidarte, para hacer deporte. Como si de una tarea laboral se tratase, pero sin que ello te provoque agobio ni estrés.

  4. Busca una pareja deportiva:

    Si no la encuentras no pasa nada, “Tú puedes”, “Confía” y “Cree en ti”.

  5. Haz deporte con música:

    Ayuda a que disfrutes más de lo que haces o que te sea más llevadero.

  6. Crea un entorno positivo:

    Lee frases positivas, usa colores que te aporten energía y alegría, sonríe.

  7. Practica actividad física al aire libre:

    Ayuda mucho a lograr que no caigas en el abandono, ya que en los parques hay mucha gente, conoces personas nuevas, estas en un entorno natural idóneo para hacer deporte.

  8. No te autocastigues si algún día no puedes hacer deporte:

    Lo recuperarás otro día…vas muy bien, ¡ánimo!.

  9. Visita un médico para que te indique cómo te encuentras de salud para hacer deporte.

Si aun así no logras arrancar, siempre te queda el contratar un Entrenador Personal, el cual te ayudará y motivará para lograr todo lo que te propongas, a la misma vez que mejorarás tu salud y las posibles patologías que tengas pueden verse beneficiadas con un entrenamiento específico para ti.

  1. No olvides que en la Alvida estoy para asesorarte en la práctica de actividad física:

    Piensa que lo que inviertas hoy en tu salud lo vas a ahorrar en tu vejez en medicamentos, visitas al médico, operaciones, enfermedades, etc. ¿Habrá mejor inversión?

En Alvida dispones de un gran equipo profesional de Medicina, Nutrición, Psicología y Actividad Física para que puedas lograr tu meta de la manera más saludable e integral posible.

¿Te atreves a retarte?

Víctor Yubero Muriel

Entrenador Personal de Alvida

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *